Saltear al contenido principal

¿Esta es la medida que salvará la restauración?

Nuestra restauración se encuentra en una situación crítica, y agradece la posibilidad de tener un espacio exterior en el que poder trabajar con seguridad. 

Hace dos meses el Ayuntamiento de Barcelona decretó la ampliación y creacion de nuevas licencias de terrazas para paliar los nefastos efectos de la crisis de la COVID-19 en el sector de la restauración y la hostelería, junto con una reducción en el importe de la taxa de terrazas, que no pagarán por el tiempo que no ha sido aprovechada, evidentemente. 

Aunque la medida es insuficiente y el procedimiento para obtener las licencias está siendo muy improductivo, la medida propuesta por el Ayuntamiento de Barcelona, supuso un rayo de esperanza y un respiro para el sector, que está siendo duramente golpeado por la crisis de la COVID-19 y las restricciones. 

Como entidad de comercio y servicios que vela para que sus vecinos y vecinas autonomos de Horta, mantengan sus negocios con las persianas abiertas, y a pesar de los obstáculos que está poniendo la Associació de Veïns i Veïnes d’Horta, para que estas licencias de terrazas se concedan, continuaremos luchando para que ninguno de nuestros “héroes iza persianas” cierren sus locales para dejar plazas libres en las furgonetas de reparto de Amazon.

¡Por eso, y porqué somos conscientes de todo e esfuerzo que han hecho y estan haciendo para mantener viva la vida del barrio, nos alegramos mucho cuando una de las licencias de nuestros restaurantes tan “nuestros” consiguen este pequeño rincón!

El afortunado ha sido el Restaurant Gloria, que después de haber hecho una inversión para que un técnico estudiara la viabilidad y presentara un plano a el Ayuntamiento de Barcelona a esperado 2 meses para conseguir una mesa.

Sabemos que la Plaça Bacardí, la Plaça d’Eivissa i la Plaça Santes Creus no serán los siguientes escenarios en los que veremos implantada esta medida, ya que están “vetados”, pero tenemos muchas ganas de empezar a ver licencias aceptadas y olvida las denegaciones que de momento están de moda en Barcelona.

Esperamos que desde el distrito y el Ayuntamiento Central sean conscientes del gran problema que tendrímos si nuestros establecimientos de restauración y hostelería tuviesen que cerrar y dejasen de racaudar las tasas que ellos pagan por las licencias de terrazas año tras año, ingresos que rondan los 95 millones de euros anuales, así que esperamos que defiendan como nosotros la valía dels nostres restauradors y velen por sus intereses de la misma manera que velan por los intereses de otros colectivos.

 

Articles Relacionats

Volver arriba