Saltear al contenido principal

Sobre el cierre de bares y restaurantes, centros de estética y reducción de aforos en los comercios

Desde el Cor de Horta queremos hacer público nuestro desacuerdo con las últimas medidas anunciadas por el Gobierno de la Generalidad que contemplan una reducción del aforo de los establecimientos y el cierre de centros de estética y de bares y restaurantes durante 15 días, durante los que, estos últimos, sólo podrán ofrecer el servicio de recogida con cita previa y entrega a domicilio.

Con el respeto que merecen los criterios médicos y científicos, consideramos inadecuadas estas nuevas restricciones por la falta de evidencia de su efectividad y el grave impacto que tendrán en las empresas del sector.

Queremos insistir en el firme compromiso del comercio, servicios y la restauración hacia la salud de todos sus clientes y que ha hecho que desde estos sectores se hayan adoptado, desde el primer momento, todas las medidas dictadas, incluido el cierre de establecimientos durante cerca de dos meses, a pesar de saber las graves consecuencias que esto tendría en sus empresas y en sus proveedores y que se han demostrado claramente.

La limitación del aforo en las tiendas es un agravio muy importante para el comercio de los ejes comerciales de proximidad, donde los metros cuadrados de muchos locales reduce a poco más de uno o dos clientes la entrada de clientes a los establecimientos.

Además, desde el sector no se entiende esta limitación cuando, por ejemplo, las colas a las puertas de las tiendas demuestran que se están aplicando todas las medidas de distanciamiento en el interior de los comercios donde además, se han instalado pantallas protectoras, el uso de mascarillas es obligatorio, se desinfecta de forma continuada y el gel hidroalcohólico está a disposición de los clientes.

Además, con la suspensión de la actividad en bares y restaurantes, centros de estética y limitaciones de aforo en centros deportivos y comercio se golpea de forma contundente a un sector ya muy afectado por las consecuencias de meses de restricciones y en muchos casos, supondrá su cierre definitivo.

La restauración es un sector fundamental en estos territorios donde contribuye a dinamizar la actividad comercial tal como demostró el incremento de público y actividad cuando se volvieron a abrir bares y restaurantes después del confinamiento. La desaparición de bares y restaurantes merma la oferta de los ejes comerciales y desconfigura el carácter de estos territorios donde el mix de oferta comercial, restauración y servicios al lado de casa se convierte en su principal atractivo.

No puede ser que después de 7 meses, la gran solución para detener la pandemia sea cerrar bares y restaurantes y limitar el aforo a los comercios.

Articles Relacionats

Volver arriba